sábado, 28 de diciembre de 2013

El Quiosco de Bilbao


En la Glorieta de Bilbao de Madrid, enfrente del recordado Café Comercial, entre las calles Fuencarral y Sagasta se encuentra este fantástico quiosco que hace más por el cine español y clásico (también por el que conocemos todos) que ninguna otra compañía, ya que en él podemos encontrar películas descatalogadas, o extrañas de esas que no tienen en los Grandes Almacenes ni en el Fnac (mi segundo sitio favorito para ver películas) y también se pude uno parar y echar una ojeada, incluso aprender de cine descubriendo cintas que su gracia no conocía. Con una atención estupenda ya no es solo que asista solo por recoger o mirar tú película, sino por pasar un buen rato. Uno de los tesoros más apreciados por mí que tienen en el kiosco es la colección de "Estudio 1" que Televisión Española retransmitió durante más de dos décadas. Para mí fue una suerte descubrirlos, ya que toda una vida oyendo hablar de un tal "Estudio 1" y al fin poder disfrutarlo como mis padres e incluso mis abuelos. Y luego además "Estudio 1", el teatro de los grandes, grandes obras de teatro clásicas (como "El mercader de Venecia", "Don Juan Tenorio", "Peribáñez y el comendador de Ocaña" o "La Celestina") interpretadas por los mejores actores y actrices de cine y teatro del momento, entre ellos Fernando Fernán-Gómez, Amparo Soler Leal, Marisa Paredes, Gemma Cuervo o Juan Diego.


Es "El Kiosko de Bilbao" un lugar en el que se fomenta de alguna manera la cinematografía de este país y que recientemente el grandísimo cineasta Manuel Gutiérrez Aragón confesaba que era uno de sus lugares favoritos. Entre los otros "tesoros" que tienen se encuentra la colección de películas de Akira Kurosawa y por otra parte la de Woody Allen, algunos de los mejores films de Berlanga (los más complicados de encontrar), una colección magnífica de cine clásico y colecciones de cine español como la de Amenábar, la de Álex de la Iglesia o la de Fernán Gómez. Desde aquí decirles que muchas gracias por seguir haciendo esto que, en un cierto grado, ayuda a la difusión del cine. Y felices fiestas a todos, ya saben regalen "cine" por Navidad. 

jueves, 26 de diciembre de 2013

A Streetcar Named Desire - Teatro/Cine

"Un tranvía llamado Deseo" una fantástica obra Tennessee Williams que se estrenó en 1947 en Broadway y que fue galardonada al año siguiente con el premio Pulitzer en la categoría de Drama, la obra sería protagonizada por Marlon Brando y Jessica Tandy (que ganó el premio Tony a la Mejor Actriz por su interpretación) en los papeles secundarios encontramos a Kim Hunter y Karl Malden. Una gran historia convertida en el bombazo de los años 40' y que aún tenía mucha fama que esperar. Fue producida por David O. Selznick, autor de las mayores obras estadounidenses de la década de 1940.          La trama principal de la obra es una mujer, una falsa mujer llamada Blache, que llega a casa de su hermana Stella de visita. A Blanche le atormentan prejuicios que tuvo en el pasado y ahora que ha terminado su juventud solo le queda irse con su hermana y el marido de ella, Stanley Kowalski. Y como no, el alcohol. A Blanche le incomoda la vida que lleva su hermana, vive en una comunidad de vecino junto a más inmigrantes. Blanche enamora a un amigo de Kowalski, basando su relación en una mentira y intentando encontrar una estabilidad emocional en él. Finalmente termina por contarle la verdad, y es aquí donde aparece un tema realmente innovador, la homosexualidad, y es que Blanche había asesinado su marido por haber tenido una relación con otro hombre. La relación entre Blanche y Kowalski es tensa y bruta, fuerte. No puede entender como su hermana Stella, procedente de la misma familia que ella, se haya casado con un hombre como ese. Sin embargo los dos personajes se atraen los dos tienen ideas comunes fijadas desde el principio. El final entre Blanche y Stanley muestra la verdadera cara de Blanche que termina con la mente inaccesible y marcha con el doctor rumbo al hospital.

"Un tranvía llamado Deseo" ha dado todo al cine, ha inspirado películas y se ha convertido en una de ellas. En 1951 el director Elia Kazan (que ya había dirigido la obra) decide llevarla al cine, el mismo Tennessee Williams se encargó de adaptar la obra para la gran pantalla. Los actores principales fueron Vivien Leight (que fue galardonada con el Oscar a la Mejor Actriz por el papel de Blanche), Marlon Brando, Kim Hunter (que se alzó con el Oscar a la Mejor Actriz de Reparto por Stella) y Karl Malden fue otra vez seleccionado para hacer el papel del amigo de Kowalski, también recibió el Oscar al Mejor Actor de Reparto. Una sencilla-gran película que revolucionó a Hollywood y que por supuesto llegó a España recortada en mil pedazos por la censura franquista. La película tuvo un complicado rodaje, como recompensa una maravilla completamente fiel a la obra./////// En cine otro de los grandes que ha utilizado la trama de "Un tranvía llamado Deseo" para basar su film en ella fue Pedro Almodóvar y su "Todo sobre mi madre", donde la inigualable Marisa Paredes interpreta a Huma Rojo, una actriz que en el film interpreta a Blanche en una versión propia del director. La película es un gran drama que se mezcla con la historia de Huma Rojo y Nina, una historia con triste final que Manuela (Cecilia Roht) intentará resolver. Marisa Paredes, Vivien Leight, Jessica Tandy o Renée Fleming, todas ellas han sabido hacer de Blanche y hacernos transmitir esa idea que le pasó por la cabeza a el Señor Williams. La gran frase que aparece tanto en la obra de teatro, como en la película, como en "Todo sobre mi madre" es: "Siempre he confiado en la bondad de los desconocidos", esa frase que retumba en nuestras cabezas mientras el doctor se la lleva al manicomio o casa de loc@s.



En la primera fotografía vemos a Jessica Tandy, la primera Blanche. La segunda es el cartel del film de 1951 con el mismo nombre. Y sobre estas líneas vemos a Marisa Paredes, caracterizada como Huma Rojo en "Todo sobre mi madre".

lunes, 23 de diciembre de 2013

El cojo de Inishmaan - Teatro

Estoy sentado en el sofá mientras recuerdo a Huma Rojo leyendo el guión de "Todo sobre mi madre". Lo termino, es un papel hecho a medida para Marisa, siempre grande en las películas de Almodóvar, sea una cantante, escritora o actriz. Son Marisa Paredes, Terele Pávez e Irene Escolar las tres protagonistas de esta fantástica obra en la a la trama principal se le suman un gran número de subtramas todas ellas a la altura del mejor público. Todo este proyecto nace gracias a Irene Escolar que encontró el texto de "El cojo de Inishmaan" y se lo entregó al director de escena Gerardo Vera que como ella quedó encantado y enseguida se pusieron a trabajar para sacar adelante la obra escrita por Martin McDonaghy. Una gran obra que gracias al trabajo de todos se ha convertido en una de las mejores del año, encabezando el reparto por esas dos grandes del cine y el teatro que conocemos ya desde los años setenta y que nos han sabido dar todo lo que podían ofrecernos, esto es "El cojo de Inishmaan".

La obra cuenta la historia de un pequeño pueblo irlandés en el que aparentemente nunca sucede nada
de cara al exterior, pero es en realidad en los pueblos pequeños donde suceden las grandes historias. Y son las historias las que hacen el personaje de Jonhypateenmike unos de los protagonistas, el encargado de difundir las noticias por toda la isla de Inishmaan. Un personaje ejemplar y completo al que se le adhiere el personaje de la madre borracha a la que desea matar a base de alcohol. Pero son Eileen y Kate las que nos hacen ver la historia desde el punto más maternal y por las que vemos el sufrimiento llevado con humor que es lo que lo hace un poco más ameno. Pero en realidad el protagonista de esta historia es, en boca de Kate, "el pobre Billy el cojo", un chico pobre al cuidado de sus tías desde que nació y sus padres fallecieron misteriosamente. El rodaje de un film causa revuelta en la isla y todo cambiará desde que Babbybobby llevara a los chicos a él, donde Billy encontrará un posible destino donde solo le espera la desgracias. La mentira será verdad y el amor que siente el pobre Billy el cojo por Helen no encontrará lugar para mostrarse.
La obra cuenta con un gran número de actores que, no encuentro otra frase para describirlos, lo clavan. Clavan cada uno de los papeles que interpretan, sea Marisa interpretando a la ida de la tía Kate, Terele interpretando a la golosa tía Eileen, Irene Escolar siendo la rebelde Helen, Enric Benavent espectacular como Jonhypateenmike, la gran Teresa Lozano es la madre borracha, Marcial Álvarez es el afectado Babby, Adam Jezierski se mete en la piel del irritante hermano de Helen y Ferrán Vilajosana nos hace ver al "pobre Billy el cojo". La obra nos cuenta la dura historia de un pobre rechazado por la sociedad que intenta ganarse un sitio en ella, es increíble el guión de esta obra, el como lleva con humor toda la trama. A eso también ayudan los magníficos actores y el director, Gerardo Vera, que confesó "me sentí más tranquilo cuando vi la mirada de los actores en una foto del ensayo". En la obra se mezcla también el audiovisual con las interpretaciones siendo una de las obras teatrales que más me han gustado en mucho tiempo. La obra se puede disfrutar en el gran Teatro Español (calle Príncipe Nº 25, cerca del Metro Sevilla), del 18 de diciembre al 26 de enero, las entradas tienen una amplia gama de precios, desde 7 euros hasta 24 euros. 




¡Espero que puedan disfrutarla como yo lo hice!

domingo, 22 de diciembre de 2013

La Lolita de Berlanga

Durante los recuerdos a Luis Gª Berlanga ha fallecido Lolita Sevilla, la que fue en su momento Carmen Vargas en "Bienvenido Mr. Marshall" y que haría famoso ese estribillo que dice: "...os recibimos americanos con alegría, olé mi madre, olé mi suegra y olé mi tía...", estribillo que hoy todos relacionamos con el film. Ese estribillo que el mismo Luis nunca reconoció como uno de sus favoritos y que resonó en sus pesadillas como las voces de los productores que le obligaron a poner a Lolita como protagonista para realzar su imagen. Su guión consistió en la palabra "Ozú". Lo dicho, que en cine Lolita Sevilla no encontró su mejor refugio, aunque cabe destacar su participación en "Maleficio", donde trabaja con la fantástica actriz Amparo Rivelles. Donde si encontró una gran acogida fue en nuestra preciada canción española llevándola consigo a donde fuese: cine, teatro, televisión, discos...
Con un magnífico agente que le llevó a la fama publicando en 1969 el álbum, "Morriña" y presentándolo en París. Más tarde "Un pasodoble español" se convirtió en uno de sus mayores éxitos y lo llevó al teatro junto con Tony Leblanc. // Fue nombrada hija predilecta de Torrevieja y novia de Cádiz, también recibió el premio Caballa de Oro. Finalmente murió el pasado 16 de diciembre, se fue una gran artista que se convirtió en la cantaora de una de las melodías más famosas del cine español. Y con ella recordamos a Berlanga en este especial homenaje.


sábado, 21 de diciembre de 2013

La Fontaine de Hitchcock

Joan Fontaine ha fallecido la semana pasada siendo una de las rubias de Hitchcock más reconocidas, y se ha ido sin resolver la enemistad que llevó siempre con su hermana mayor, Olivia de Havilland, enemistad que las definió a las dos como dos grandes actrices, esforzándose cada una por su lado convirtiendo a su vez a Hollywood en una mina de oro. Desde esa de Havilland en "Lo que el viento se llevó" y Joan en "No más mujeres" hasta llegar a convertirse en la reinas de la pantallas sucedieron numerosas historias que fueron moldeando a estas dos hermanas como Grandes Actrices.
Joan nace (como su hermana) en Tokyo, Japón, ya que su padre, abogado de prestigio, ejercía allí. La madre de las niñas, una actriz de la antigua Inglaterra se divorció al poco tiempo de nacer sus hijas y se mudó con ellas a California, Estados Unidos, donde completaron el resto de su educación. Cuando Joan cumplió los quince decidió volver a Japón con su padre y a su vuelta a los Estados Unidos decidió subirse a los escenarios, cosa que ya llevaba haciendo su hermana Olivia desde hace tiempo, "desde pequeña le gustó la actuación". Al poco tiempo de debutar firmó un contrato con la RKO, esto no le permitió hacer grandes papeles, aunque sí hacerse conocer en Hollywood, y cuando su contrato expiró en 1939, (mientras su hermana presentaba "Lo que el viento se llevó") se casó con el actor Brian Aherne, muy a menudo encasillado en papeles mayores como el padre de la hija o el capitán del barco. Un año después el triunfador director de "Lo que el viento se llevó", David O. Selznick, decidió producir otro relevante film de suspense y para ello contó con el reputado actor teatral británico, Laurence Olivier, y con el naciente mago del suspense, Alfred Hitchcock, para que la dirigiese, hasta entonces había triunfado con su etapa británica-criminal-policíaca. "Rebecca" resultó otro éxito, pero había que encontrar una actriz para que la interpretase, de rebote llegó la secundaria hermana de Olivia y se hizo con el papel. Con su interpretación no solo fue reconocida por aparecer en tal obra con nombres tan reconocidos a su alrededor, sino que llegó a recibir una nominación a los Oscar, difícil llevárselo con tal panorama alrededor (Ginger Rogers, Bette Davis, Martha Scott y Katharine Hepburn) finalmente lo recibió Miss Rogers.
Después de esta primera etapa y el éxito de "Rebecca", Fontaine podría jugar bien sus cartas y apostar por grandes papeles. Hitchcock quedó cautivado por el color de su pelo y enseguida se convirtió en una fetiche del director. El mago del suspense no tardaría en hacerse un hueco en la industria y al año de estrenar su exitosa obra llevó acabo otra maravillosa película, "Sospecha", con el que sería su mejor colaborador y amigo, Cary Grant, y con su reciente descubrimiento, Joan. La película alcanzó cierto éxito con un tema como es el matrimonio y el marido aficionado a las apuestas, más el toque de Alfred era un prometedor proyecto. Fontaine fue nominada al Oscar a la Mejor Actriz ese año, entre las otras nominadas se encontraba su hermana Olivia, pero el presentador nombró el nombre de Fontaine, que fue aplaudida por su también emocionada hermana. Joan Fontaine no volvió a trabajar con Hitchcock en el resto de su carrera. Sin embargo fue él quien le dio la fama y quien la presentó al mundo, después de este papel que tanto la elevó le llegaron algunas ofertas de los mejores directores y se convirtieron en sus mejores y más productivos años. En 1943 fue otra vez nominada al Oscar pero no lo obtendría y sería la última nominación que recibiese la actriz. Trabajó a lo largo de los 40' y los 50' con directores del prestigio de Robert Stevenson, Sam Wood, Nicholas Ray, George Stevens, Orson Welles o el gran Billy Wilder, todos en algunas de sus obras más admiradas como "El vals del emperador" (de Mr. Wilder), "Otelo" (del señor Welles) o "Jane Eyre" (de Robert Stevenson). Grande fue el papel que interpretó en "Ivanhoe" junto con Liz y Robert Taylor bajo las direcciones del señor Thorpe. Es sin duda uno de sus mejores papeles el de Susan en "Más allá de la duda", donde Fritz Lang nos lleva a su particular eco hitchcockiano. Fue en 1966 cuando se retiró de la gran pantalla con un papel-homenaje en "Las Brujas" de Frankle. Continuó haciendo pequeños papeles en televisión en reconocidas series como "Cannon", "Hotel" o "Vacaciones en el mar". Su última aparición televisiva fue en 1994 en "El buen rey Wenceslao". Con una enemistad formada con su hermana se ha ido Joan Fontaine que quiera o no forma parte del cine, una mujer que en cierto modo vivió tras la sombre de su hermana. Qué ganó en dos ocasiones el Oscar y fue nominada en cinco ocasiones, así como su triunfo en televisión por la miserie "Anastasia".




Desde aquí un recuerdo a la bella Joan Fontaine y un saludo a Olivia. La primera fotografía es un retrato de la actriz en los años 50'. // La segunda inmortalizadas Olivia y Joan en una cena cuando su enemistad no era tan grande como los últimos cuarenta años de su vida. // Sobre estas líneas Alfred Hitchcock (fácil de reconocer, pero por si acaso es el que está entre las dos mujeres), Joan Fontaine (la que está entre los dos hombres) y a la derecha del todo Judith Anderson, en un archivo de la revista "Life". La fotografía corresponde a la promoción de la cinta "Rebecca". // Bajo estas líneas Joan Fontaine y Gary Cooper con los Oscar a la Mejor Actriz y al Mejor Actor que cada uno recibió en la gala celebrada en 1942.


viernes, 20 de diciembre de 2013

Peter O'Toole, los ojos de una década

La reciente noticia sobre la muerte del actor irlandés ha causado diferentes reacciones. En cuanto lo escuché me vino a la cabeza esa escena en "Cómo robar un millón y..." donde Peter O'Toole está practicando con un bumerán en un parque, y en ese cruce de miradas entre él y Audrey nada más conocerse cuando le toma por un ladrón. Sin olvidar la mirada azul que rodea el desierto en ese inolvidable papel en "Lawrence de Arabia". El señor O'Toole nos transportó a través de varias décadas a distintos personajes con los que disfrutamos desde que la piel de ese papel se ve iluminada por la mirada de este gran actor. La primera vez que lo consiguió fue con su papel protagonista en "Los dientes del diablo", junto con Anthony Quinn, interpretaron a dos esquimales haciéndonos creer del film un documental. Aunque fue realmente en 1962 cuando su nombre lució en todo el mundo con su papel del Teniente Coronel T.E. Lawrence en la superproducción de David Lean, obteniendo una nominación al Oscar y comenzando su destino a interpretar papeles históricos. Peter ha sido la clave de todo éxito siendo capaz de introducirse en personajes cómicos ("¿Qué tal, Pussycat?"), románticos ("Cómo robar un millón y..."), dramáticos ("Venus"), biotopics ("El último emperador") incluso musicales ("Adiós Mr. Chips"), incluso fue capaz de poner la voz al crítico gastronómico en la película "Ratatouille".
La elegancia y el humor se unían en el actor, así como la calidad de interpretación y la bebida como buen irlandés. En 1965 el actor realiza una gran interpretación en "¿Qué tal, Pussycat?", donde trabaja sobre un guión de Woody Allen y junto actores como el propio Allen, Capucine, o el reconocido Peter Sellers. En poco tiempo O'Toole se hizo con el poder de Hollywood y el éxito era sinónimo de su nombre. Fue elegido al año siguiente para ser la pareja de Audrey Hepburn en la nueva producción, "Cómo robar un millón y...", además el director John Huston quiso introducirle como un "ángel" en su reconocida "La Biblia". Es también emparejado con Katharine Hepburn, interpretando el papel de Enrique II (que ya había hecho antes en "Becket") en "El león en invierno", él fue nominado y Katharine consiguió el Oscar a la Mejor Actriz. Otras de sus grandes obras fueron "Adiós Mr. Chips", "La guerra de Murphy" o "Under Milk Wood", en 1972 hizo su pequeño guiño a España interpretando a Don Quijote de la Mancha en "El hombre de La Mancha", teniendo como Dulcinea a la inolvidable Sophia Loren. Perdió nombre durante tiempo, trabajando siempre, pero en películas que nunca llegaron a tener la fama que adquirieron otras del actor. Bernardo Bertolucci le dio el papel del profesor inglés en "El último emperador" e hizo una de sus mejores representaciones. En total fue nominado a ocho premios de la Academia al Mejor Actor por: "Lawrence de Arabia", "Becket", "El león en invierno", "Adiós Mr Chips", "La clase dirigente", "Profesión: el especialista", "Mi año favorito" y "Venus", grandes interpretaciones con las que hoy le recordamos. Y es en "Venus" donde se realiza uno de los papeles más cautivadores de todos los suyos. En 2002 le fue concedido el Oscar Honorífico por su inmensa carrera.


Desde aquí recordamos al actor que nos hizo pasear por las cálidas dunas del desierto, por los parques más lujosos de París, por la antigua Inglaterra, por la antigua Grecia (en "Troya"), por la Alemania de Hitler, por La Mancha de Cervantes, y por las arenas de Israel. Adiós a Peter O'Toole gran actor indispensable en la historia del cine.

miércoles, 18 de diciembre de 2013

El Zurdo recuerda a Berlanga

Fernando Márquez, el Zurdo, recuerda hoy al director Luis García Berlanga aquí, en Mondo Berlanga. El compositor, escritor y cantante conocido por su colaboración en grupos como "La Mode" o "Kaka de Luxe" se decide por recordar al que fue el padre de un compañero suyo, cuando Carlos Berlanga y él cantaban en "Kaka de Luxe", grupo por el que pasaron cantantes de la talla de Manolo Campoamor, Alaska o Quique Sierra. Otro de los grupos en los que participó fue "Paraíso", antes de que el mismo fundase "La Mode". En los ochenta comenzó a escribir literatura siendo "Vainica Doble" y "Fe Jones" algunos de sus títulos, de 1981 es "Música Moderna", reeditado recientemente. Su último trabajo en la música fue un proyecto que realizo con Antonio Galvan bajo en nombre de "Los fantasmas del Paraíso". Hoy El Zurdo viene a Mondo Berlanga para recordar al maestro Berlanga.

Impresiones zurdas sobre don Luis:



Me resulta difusa la frontera entre Luis Gª Berlanga y tantas cosas aledañas, coetáneas o proyectadas desde él.

Igual de difusa me resulta la linde entre dónde acaba y dónde empieza la aportación del cineasta y de su hijo Jorge en la película "Todos a la cárcel" (tan gamberramente cabal -a cuyo lado todas las entregas habidas y por haber del poliZOTE José Luis Torrente y su médium/rehén Santiago Segura son-y-serán un eterno quiero y no puedo-).
El italiano Marco Ferreri se me solapa en mil y una ocasiones con
nuestro hombre, como un Hyde frenético agazapado tras ese Jekyll socarrón que era don Luis: ahí, EL PISITO y EL COCHECITO(fetiche esta última de su hijo Carlos, quien nunca se cansaba de imaginar secuelas y guiños en torno a Isbert y su parafilia motorizada); ahí, las explosiones misándricas de LA ULTIMA DONNA y ADIOS AL MACHO complementándose con el nihilismo misógino de "Tamaño Natural" (ésta también -en su claustrofilia- apuntando en látex lo que LA GRAN COMILONA apuntaría en viandas y cuescos) o de su presagio tremendista "Vivan los novios" (como una pesadilla de Otto Weininger tras una sobredosis de entregas de las peripecias sacrificiales de Rosendo Cebolleta y envuelta en guante de box directo a la mandíbula de la dialéctica totaliturística del ministro Fraga Iribarne) o de su testamento/butifarra PARIS TOMBUCTU.
¿Dónde acaba Berlanga y dónde empieza mi compadre Charlie Mysterio con ese dueto vocal/instrumental incluido en el aún inédito disco de LA RULETA CHINA y emanado de la playera postal NOVIO A LA VISTA? (por cierto, también ahí se difuminan esas orondeces entre cachazudas y melancólicas del marqués de Berlanga del Duero y las guasas más feroces –en su más rotundo claroscuro- de su a la sazón joven homónimo/homólogo) 
¿Y dónde se me asegura que no hay algo berlanguiano en el mundo implacable y ¿jocosamente? acedo (con desdentada sonrisa quevedesca) de un Francisco Regueiro en sus BODAS DE BLANCA, en su AMADOR, en su PADRENUESTRO?  
Y la presencia de las Vainicas como empleadas de hogar de los Leguineche son la punta del iceberg de una confusión de mundos si pienso en Berlanga y Jaime de Armiñán (ese dedo en la llaga armiñanesco de tantas secuencias tremendas en AL SERVICIO DE LA MUJER ESPAÑOLA, en SEPTIEMBRE, en STICO, en LA HORA BRUJA o en su novela ultratúmbica LOS AMANTES ENCUADERNADOS).
El Berlanga más flojo (el de la película aquella del turrón con Pedro Ruiz ["Moros y Cristianos"] o el de "Nacional III") da pie a la paradoja (ya expresada por menda en alguna ocasión) de un Berlanga influido por Pedro Masó imitando a Berlanga y, en cuanto a amalgamas, confusiones y ósmosis, puede ser lo más epidérmico y circunstancial.
Berlanga, como Ramón el de la mano gigante (mano de conferenciante), es más que él mismo, es un clima, un presagio, una proyección. Esto último, dado el picado creativo de las nuevas generaciones EXpañolas, quizás sea lo más problemático en cuanto a categorizar en años venideros...
Bueno, como con Armiñán, con Regueiro, con Ferreri, con Edgar Neville et alia et alia et alia...


Además Fernando Márquez ha querido ilustrar el mejor humor de Berlanga a través del siguiente vídeo:



viernes, 13 de diciembre de 2013

Mandela y el cine

Nelson Mandela fue y es un personaje huido del mejor guión que ha servido de inspiración no solo para muchos activistas y luchadores, también para muchos guionistas y directores (de cine) que con un solo hecho de su vida han sabido sacar una película, y además la mayoría que se han realizado sobre el ex-presidente sudafricano han alcanzado buena crítica. Mandela es un nombre que suena a cine,  Mandela es un nombre que suena a libertad. Tras su largo periodo de cautiverio en la cárcel de Robben Island, Madiba sale de cárcel lleno de honores y dispuesto a acabar con el racismo en su país, después de haber sido encarcelado por eso mismo. El presidente De Klerk y Mandela colaboran juntos y consiguen ya en 1992 la liberación del país que tanto ansiaba el olor a libertad.
Ese mismo año el director estadounidense Spike Lee, que había alcanzado la fama en 1989 con su film "Haz lo que debas", lleva a cabo un inmenso proyecto sobre la vida del activista estadounidense, Malcolm X. Una gran producción que protagoniza el gran Denzel Washington con una interpretación magnífica, sencillamente: "lo clava".  Este ambicioso trabajo se lleva acabo y no tiene tanta repercusión como la que se esperaba aún así fue nominada a dos Premios de la Academia. A lo que voy, en la escena final del film podemos ver a Nelson Mandela haciendo de un profesor que ensaña a sus alumnos el nombre de Malcolm X y su historia. Es este pequeño cameo de Madiba el que le introduciría en el cine, nunca más se pudo delante de una cámara para rodar.
Sin embargo noventa y cinco años dan para mucho, y directores de la talla de Clint Eastwood ("Million Dollar Baby"), Justin Chadwick ("Las hermanas Bolena"), o Joseph Sargent (reconocido director de series como "Miss Rose White"), y se han puesto es su piel actores de la talla de Sidney Poitier, Morgan Freeman o Idris Elba.
Durante la presidencia de Mandela en Sudáfrica el director Joseph Sargent decidió llevar a Mandela a su terreno, la televisión. Haciendo una miniserie o telefilm, llámese como uno prefiera, que reflejara la liberación del apartheid en Sudáfrica, y la firme relación entre el presidente Frederik de Klerk y Nelson Mandela, colaboración de la que salió el fin del movimiento racista sudafricano, el apartheid. El film consiguió una gran admiración en la televisión y fue protagonizada por el reconocido actor Sidney Poitier y Michael Caine y realizaron unas magníficas interpretaciones. Los dos actores fueron nominados en los premios Emmy y Caine recibió una nominación en los Globos de Oro. Diez años después del film, en 2007, se llevó acabo uno de los mejores trabajos sobre el racismo en sudáfrica, "Adiós Bafana", con el punto de vista de un guarda de cárcel designado a Robben Island donde está encarcelado Mandela (según el año en el que está ambientado la película), la relación entre suboficial y preso termina haciéndose más honda y el "carcelero" acaba siendo uno de los muchos seguidores del Tata Madiba que estuvo veintisiete años en esa cárcel/isla.
Y ya en 2009 el prestigioso director, actor y guionista, Clint Eastwood, alzó la figura de Mandela mostrando como el presidente supo unificar un país desde un deporte como es el rugby. En la película se muestra la "maniobra humana" para unir a negros y blancos en uno solo en el Mundial de Rugby que acogió Sudáfrica en 1995. También ahonda en la relación entre el capitán de la selección sudafricana, François Pienaar, y su equipo, el apoyo que les da el presidente y la inspiración que consigue Pienaar para liderar a su equipo hasta la final del campeonato. Por encima se repasa la complicada vida familiar del Madiba, su divorcio con la que había sido la mujer de toda una vida, Winnie, y la mala relación entre sus hijos. Además la increíble mente de Eastwood sabe darnos una vista de como, aunque se había acabado con el apartheid, había un conflicto permanente entre negros y blancos, conflicto que aún hoy no se ha terminado, incluso se está volviendo al tema en Sudáfrica. Morgan Freeman interpreta a Mandela de una manera asombrosa, un papel clavado desde las expresiones a pequeños detalles como los gestos con las manos o momentos en los que ligeramente baila, cosa que no paraba de hacer en la vida real Madiba, bailar. Es también una gran actuación la de Matt Damon que hace el papel de Pienaar, con un magnífico espíritu. Los dos fueron nominados al Oscar, al Mejor Actor (Freeman) y al Mejor Actor de Reparto (Damon), finalmente Jeff Bridges y Christoph Waltz fueron los que recibieron los premios, muy merecidos ya que realizaron dos grandes interpretaciones. Es "Invictus", este último film el que ha obtenido más éxito en crítica y taquilla... de momento, ya que justo el día antes de morir Nelson se presentaba en Londres la última película sobre su vida, "Mandela: el largo camino hacia la libertad", basada en las memorias que escribió el propio Mandela.
Esta última película "Mandela: Long walk to Freedom" ha sido traducida en castellano como: "Del
mito al hombre", la película biográfica sobre el hombre que inspiró cuatro películas en vida y al que le fue dedicado un Día Internacional para el solo cuando estaba vivo aún, el Día Internacional de Nelson Mandela se celebra el 18 de julio, coincidiendo con la fecha de su cumpleaños. En este último film podemos ver un autentico film biográfico desde su juventud hasta la presidencia pasando por su estancia en Robben Island. En España se estrenará el 17 de enero del próximo año 2014. Hasta ahora estos han sido todos los homenajes cinematográficos que ha recibido el gran nombre de Mandela, desde aquí, Mondo Berlanga, le sumamos otro homenaje a los cientos que tiene.

¡Gracias Madiba por haber estado, un gran ejemplo, un excelente hombre y una gran persona!

lunes, 9 de diciembre de 2013

Los ojos de Madiba


El pasado día cinco mientras veía "La noche de Suárez" en La 1 de Televisión Española, leí un letrero: "Ha fallecido Nelson Mandela", un hombre muy querido por todos, un hombre con el que, gracias a su sonrisa y su mirada, todos nos hemos sentido Mandela. Es Madiba, Rolihlala, Nelson, Khulu y Dalihbunga, todos ellos son Mandela, sea por su clan, por un nombre de infancia o ya de vejez o porque es el nombre que le hace adulto, aún así todos ellos son Mandela, ese hombre que forjó su propio camino hacia la libertad no suya, sino de su pueblo.

El Tata Madiba nace en Mvezo, Sudáfrica, aunque es cerca de allí, en Qunu, donde pasaría su infancia y donde se formaría el gran hombre. Y es que Nelson comenzó desde joven a formarse como lo que iba a ser, un hombre que cambiaría la historia de su país y con ello del mundo. Siguió en un principio el camino de "no armas" que había hecho Mahatma Gandhi en su momento y con el que consiguió la independencia de la India. Mandela saca derecho y en 1944 ingresa en el Congreso Nacional Africano, organización que tenía como principal objetivo la liberación de la opresión que sufrían los negros sudafricanos por el partido racista que gobernaba, llamado el apartheid que significa "separación", este partido no permitía votar a los negros y eran tratados como inferiores, carteles indicaban donde podían o no podían estar, el hombre por el que estamos escribiendo consiguió abolir este horrible régimen. Siempre se intentó no hacer uso de violencia, Mandela fue el presidente de la Liga de la Juventud donde se organizaban campañas de desobediencia ante el gobierno que estaba en el poder desde 1948, el del Partido Nacional, el del apartheid. En poco tiempo, Madiba, se hizo líder del partido e hizo un gran avance fundando el primer bufete de abogados negros del país. Pero el método pacifista no duró mucho, la policía armó fuego contra unos manifestantes negros (que se manifestaban "en son de paz") y asesinaron a sesenta y nueve manifestantes. Mandela y un gran grupo del ANC decidieron interceder en el régimen con sabotaje. Finalmente fue detenido y condenado a cinco años, otro juicio se complicó y acabó condenado a cadena perpetua en Robben Island, la llamada Alcatraz de Sudáfrica. En la cárcel permaneció desde 1964 hasta 1990, veintisiete años de su vida en los que trabajó duro como uno más hasta el último año (cuando tenía setenta y dos años), aunque una vez en la cárcel no se rindió nunca con su movimiento, teniendo a su mujer Winnie Madikizela, que continuó su ideología y su movimiento estando él en la cárcel.
A Mandela le fue ofrecida la libertad pidiéndole que se retirase en un lugar que ellos consideraban libres, él fue claro con un "no" que le hizo estar siete años más en la cárcel. Frederik De Klerk, el último presidente del apartheid, liberó a Nelson en 1990, juntos hicieron todo lo que estaba para acabar con ese terrible movimiento de segregación racista que parecía mentira que continuase en los años noventa. Para entonces el nombre de Nelson Mandela ya era conocido internacionalmente, en 1983 le había sido concedido el premio Simón Bolívar junto con Juan Carlos I (Rey de España) que recogió el diploma por los dos. Y tras su liberación le fueron concedidos numerosos honores por su lucha como son el Premio Lenin de la Paz o el Bharat Ratna, la condecoración más importante de la India. En 1992 De Klerk y Mandela consiguieron su sueño y acabaron con el Partido Nacional y así con el apartheid, ese mismo año le fue concedido el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia, donde estrechó lazos con España y se tomó unos días como turista. Al año siguiente preparaba su carrera electoral para 1994 a presidente de Sudáfrica, cuando fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz por la Academia Sueca, el premio lo compartieron De Klerk y él. En lo personal fueron unos años difíciles ya que había rumores sobre su mujer Winnie y un asesinato y conflictos con el interno del ACN, finalmente Winnie y Nelson acabaron divorciándose en 1996. El año de la campaña (1994) Nelson Mandela fue aclamado presidente de Sudáfrica convirtiéndose en el primer presidente negro de la historia del país.

Toda su alegría se puso en esos años, en primer lugar decidió unir al país, que todavía permanecía en conflicto, con el deporte, la copa de Rugby de 1995 fue ganada por la selección sudafricana, gracias al apoyo del presidente. Durante el resto del año re-escribió la constitución del país y fue aprobada por el parlamento en 1996. En 1998 Mandela contrae matrimonio con Graça Machel y con ella comparte el resto de su vida. Desmond Tutu, el arzobispo también galardonado con el Nobel de la Paz, junto con Mandela realizaron un informe con los crímenes y abusos de los partidos racistas que existieron durante ese largo periodo. Nelson mantuvo a De Klerk como vicepresidente, auqnue fue él quien decidió dejar la política en 1997, en 1999 cuando Mandela fue relevado también lo hizo, aunque aún así mantuvo relación con muchos jefes de estado, siempre dando su consejo y apoyo. Numerosos premios continuó recibiendo y una infección de pulmón en 2011 deterioró del todo su salud y desde entonces permaneció en casa-hospital; hospital-casa. Su última aparición en público fue en la fina del mundial de Fútbol que terminó por ganar la selección española de fútbol. El pasado 5 de diciembre nos llegó la noticia de la muerte de Madela que ha causado conmoción en el mundo entero, el 10 de diciembre está programado un gran funeral al que asistirán más de noventa jefes de estado, entre ellos Barack Obama, primer presidente negro de su país.

Desde aquí un pequeño saludo a Mandela que siempre estará con nosotros. Se realizarán dos artículos más sobre el mito de Mandela, uno sobre la relación con los jefes de estado del mundo entero y otro con lo que inspiró en el cine. Viva Mandela.

Sesero recuerda a Berlanga

Carmen Gómez-Sesero prestigiosa amiga de sus amigos y gran coleccionista del Chorizo de Cantimpalos, ha querido expresar su recuerdo a Berlanga de la siguiente manera:


El magnífico cartel de la película "Tamaño Natural", co-escrita con Rafael Azcona. Un magnífico proyecto que acabó por no gustar a la crítica y acabó siendo admirada por "moi". Gómez-Sesero se declaró primera fan de Berlanga y acompaña el cartel con artículo con el mismo nombre del film:

“Grandeur Nature”:

Así es como titulo el reportaje que me ha pedido la redacción de Mondo Berlanga para recordar al prestigioso Luis Berlanga. Recuerdo como... en mil novecientos setenta y tantos... me invitó mi actual marido a ver “La Escopeta Nacional”, me pareció una película muy escandalosa, después de haber visto solo “Bienvenido Mr. Marshall” y “Novio a la vista”, que tal vez sean algunas de sus películas más “inocentes”...  Bueno, ustedes se preguntarán el porqué del título, pues bien, “Grandeur Nature”, en español “Tamaño Natural”, es una visión completa de la soledad que me pareció una maravilla cuando la vi, y en parte agradezco a la censura franquista que no la estrenase es España hasta 1978 ya que si la hubiese visto con veintiséis años que era una criaja no si si quiera si con el cartel mi madre me hubiese dejado ir a verla... además como no puede ir al estreno la pude ver con una amiga años más tarde, ella quedó un poco ruborizada y a mí personalmente me encantó, me pareció una auténtica maravilla.
Como se habrán percatado soy una auténtica seguidora de Berlanga, he intentado ver en el cine todas sus películas incluso pude ver “Los jueves, milagro” en la filmoteca nacional que él mismo (Berlanga) instaló en el único, Cine Doré de Madrid. 
Por otra parte me declaro incondicional fan de la unión entre Azcona y Berlanga, el gran ingenio de Azcona (que sin Berlanga también se lució en cintas como “Belle Epoque” (de Fernando Trueba), “El Bosque Animado” (de Cuerda) o la fantástica “El Cochecito” (de Marco Ferreri)), de esta única unión, que hizo como prueba “Plácido” (prueba que les dio una nominación al Oscar y les convirtió en mito del cine español de detrás de las cámaras) han surgido tales cintas como “¡Vivan los novios!”, “La Vaquilla” o la inigualable trilogía de “Nacional” (colosal visón de la aristocracia española dada de mano por el inconfundible Luis Escobar como Marqués de Leguineche). Y, cómo no, les dio por escribir una obra maestra, sí, sí, de esas que pasan a la posteridad y se mantienen siempre, como es “El Verdugo”, que es ahora una referencia para cualquier cineasta.
Para terminar me gustaría añadir que “Todos a la cárcel” (con ese
cura infiltrado interpretado por Borau, y ese otro sacerdote comunista encarnado por López Vázquez) me encantó y me alegré mucho de los Goya que recibió, ya que ese año estuve muy atenta porque había ido una sobrina de mi marido y queríamos ver si salía. Una pena el de Mejor Guión, aunque también hay que quitarse el sombrero ante Mario Camus.

Es un auténtico portento poder hablar aquí de una persona tan grande como es Luis BERLANGA, muchas gracias por esta oportunidad y…

            “Viva Berlanga”



miércoles, 4 de diciembre de 2013

"Las brujas de Zugarramurdi"

(Solo hoy, en el día del cumpleaños de Álex de la Iglesia, interrumpimos el ciclo a Berlanga para hablar del último film del director vasco, el homenaje a Berlanga continuará) No suelo escribir de películas que estén en cartelera, pero "Las brujas de Zugarramurdi" es un caso especial. En mi opinión una comedia magnífica llevada desde el segundo número uno de una manera ágil y sencilla. Las cuevas de Zugarramurdi son el escenario perfecto para recrear este aquelarre del siglo XXI. El magnífico director Álex de la Iglesia acompañado de su inigualable reparto nos muestra esta historia de una manera llevadera y con una visión completamente real del País Vasco. Esto se completa con un gran guión de de la Iglesia (y su siempre acompañante Jorge Guerricaechevarría), que nacido en Bilbao, y observando ese entorno desde que nació, nos muestra una visión que ningún otro director o guionista nos podría haber mostrado con esta calidad. Resaltando algunas cosas específicas como el "gargantua" o las dos señoras vascas interpretadas por Carlos Areces y Santiago Segura. Estuve comentando con mi abuela, natural de Bilbao, que era una gran idea que estas dos señoras fuesen interpretadas por dos hombres. Álex retrata perfectamente a estas mujeres y las magníficas actuaciones de Areces y Segura añadiendo ese característico acento las redondean. Por otra parte la dirección, la fotografía, la música, el conjunto en general es realmente bueno, y destacar la interpretación de "Carmen Maura". Yo reconozco que no es el mejor film de éste director, pero si que es una de mis favoritas de él.

"Las Brujas de Zugarramurdi"

Cuenta la historia de un hombre, en paro y divorciado, que cuenta con la ayuda de otro joven para
realizar un atraco en la puerta del Sol de Madrid, también la "gente de la calle" ayudará en el atraco al "Compro Oro" de la zona. Al final la fuga es inesperada y se montan en un taxi rumbo al norte, el divorciado, el joven y el hijo del divorciado que también se verá involucrado. Todos marchan con la bolsa llena de anillos de oro, bolsa que marcará el resto de la película, siendo el hilo conductor del film. Cuando llegan al pueblo de Zugarramurdi paran en una extraña posada, donde conocerán a la Bruja Abuela, sin saber que es ella. Finalmente todo termina con un tremendo aquelarre en la cuevas de Zugarramurdi donde todo acabará con un desenlace inesperado. Y esto no es más que un repaso por en cima de la trama que llena de gags y diálogos magistrales completan esta cinta de una manera única y especial. Con este film Álex de la Iglesia vuelve a su comedia inicial de películas como "El día de la Bestia" o "La Comunidad" y deja sus últimos proyectos, que nunca abandonaron del todo la comedia, a un lado.
En reparto lo vemos lleno de grandes estrellas habituales en los films de de la Iglesia como Carmen Maura, Terele Pávez o Enrique Villén. También encontramos a rostros conocidos en la gran y pequeña pantalla como Carlos Areces, Secun de la Rosa, Santiago Segura, Hugo Silva, Mario Casas o Javier Botet (que le vemos menos monstruo que nunca). También volvemos a encontrarnos con una de las musas de Álex, Carolina Bang, que ha trabajado con el director desde "Balada triste de trompeta", por la cual fue nominada al Goya a la Mejor Actriz Revelación. Y como estrella invitada del film encontramos a la gran María Barranco, con una traquetomía, pero la encontramos. 
En la ficha técnica de la cinta encontramos nombres como Joan Valent en la música (repite con Álex después de "La Chispa de la Vida"), Paco Delgado en el vestuario (ha sido nominado al Oscar al Mejor Vestuario por "Los Miserables". Trabaja en el cine desde que en el año 2000, de la Iglesia, le contrató para el vestuario de "La Comunidad", desde entonces ha trabajado con directores de la talla de Amenábar, Almodóvar, Berger, González Iñárritu y Tom Hooper. ), y Enrique Cerezo en la producción (el dueño del cine español, ya que tiene comprados los derechos de la mayoría de las películas españolas).

Muchas gracias a todo el equipo de la película y sobre todo a Álex de la Iglesia y Jorge Guerricaechevarría por seguir escribiendo estas grandes comedias en estos momentos, que la verdad, se agradece. 

martes, 3 de diciembre de 2013

García-Alix recuerda a Berlanga

El reconocido fotógrafo, Alberto García-Alix, recuerda al director Luis Gª Berlanga. El fotógrafo de la movida por excelencia (sin olvidar a Ouka Leele ni a Pablo Pérez Mínguez entre otros), a través de las fotografías de García-Alix uno pude comprender cada una de sus épocas, el desboque de los 80', esa realista y magnífica serie de la década de 1990. Y finalizando con sus últimos proyectos con fotografías realmente grandes, y recordar sus preciados retratos que con una simple mirada lo dicen todo, el miedo, el sufrimiento, la alegría, el dolor, el placer, la desesperación... /// Desde que en 1981 expuso su primera obra no se separa de su cámara en ningún momento, de ella han salido fotografías con las que se reconoce a Alberto. Después ha sacado varias exposiciones en galerías, museos, institutos, bares, donde su pueda colgar una fotografía hemos visto esa obra. "El eco de mis pasos", "Lo que dura un beso", "Agua al desnudo", "Lo más cerca que estuve del paraíso" son solo algunas de las exposiciones del autor. Este año hemos disfrutado de "Patria Querida", una exposición con imágenes tomadas íntegramente en Asturias donde recorre con la fotografía desde paisajes hasta la estaticidad, y recordar sus retratos. Y es a lo que fue destinada su última exposición en La Virreina Centre de la Imatge, con su mostra "Alberto García-Alix: Autorretrat" donde a partir de sus fotos podíamos ver una definición visual de su ser. Para más información o ver parte de su obra visiten su página: http://www.albertogarciaalix.com/. Alberto viene hoy recordando a Berlanga y su identificación con el director:

Berlanga by García-Alix:


Berlanga nos ha dejado un  imaginario  visual y vital en el que 
mirarnos y reconocernos.  Como Balzac, miró en la comedia humana, esa en la que todos representamos un papel o varios para  atrapar la esencia de su tiempo.  Yo debo admitir, que hoy más que la primera vez que las vi, quizás porque estoy mas vencido y viejo, me reconozco en muchos  de sus personajes. Depende del  momento y e la situación , hay días que soy como “Placido” en su motocarro con la diferencia de que voy en moto y otros voy mas allá y  toco la gloria de mis sueños, como   Pepe Isbert y los suyos  en “Bienvenido Míster Marshall” . También hay días, aunque son los menos,  que me siento  como ese verdugo débil y pusilánime, al que arrastran   junto al reo al patíbulo, para  cumplir con su  deber . Como la vida sigue solo me queda decir que fue un hombre de una gran vitalidad y que  su obra es incuestionable. Hay queda... Como diría un castizo de sus películas: “…¡Viva la madre que le parió!..”

La primera imagen es un autorretrato de García-Alix, tomado en 2003.
La segunda imagen es ese reconocido discurso que da el alcalde de "Bienvenido Mr. Marshall".
Y la tercera imagen (bajo estas líneas) es ese Plácido Alonso y su vivienda en los orinarios públicos de la película "Plácido".




sábado, 30 de noviembre de 2013

Divisa recuerda a Berlanga

El gran escritor Javier Divisa, viene a Mondo Berlanga con la intención de hablaro sobre Berlanga, el director al que estamos homenajeando últimamente con motivo de su reciente aniversario. El escritor prefiere narrarse a sí mismo, con lo cual primero tenemos una pequeña introducción para averiguar quién nos escribe. 


"Tengo bastantes publicaciones en revistas literarias de España y Suramérica e incluso he ganado dos o tres premios literarios de los que no dan ni reputación ni dinero. Mi novela "Tres Hombres para Tres Ciudades" se puede comprar en cualquier librería, vale doce euros, y existe porque también existe gente que ha creído en ella, y es incluso buena. Por lo demás, tengo estudios de letras y escribo desde que aprendí a escribir y a mirar a la gente. Actualmente compagino la literatura con el mundo del trapo, es decir que me dedico a la moda en una empresa que se llama Divisa, aunque a veces me sonroje diciendo el término moda. Gracias a este business he viajado bastante por Asia y Europa, y he ido modelando mis letras pero conozco muy pocas instituciones culturales y casi ningún museo, valga el paradigma (y no muestro orgullo de ello) de que he estado unas veinticinco veces en París y no he entrado en el Louvre, entre otras cosas porque muchas páginas de mi pedazo de novela se han escrito tras los ventanales de las "brasseries" parisinas y a mi literatura le interesa mucho la gente y muy poco las obras de arte. Soy muy tragicómico para todo. Una vez en Nueva Delhi un amigo hindú me hizo pasar por famous-spanish-writer, y me homenajearon con Johnnie Walker y pastel de marihuana. 
Y eso es una verdad como un templo. Mi blog (en vigencia desde 2010) está siempre a vuestra disposición en el siguiente link: http://janpath-broadway.blogspot.com.es/. Actualmente me dedico a corregir una novela con el título de "Valientes Idiotas", y va a ser la hostia. ¡Ah, y soy un flipado de Berlanga!"

A continuación el artículo de Divisa, declarado y confirmado fan de Luis García Berlanga.

¡Cómo una película de Berlanga!:


Cuando uno tiene el gratificante encargo de realizar un artículo sobre Dios, cabe la gratificante posibilidad de salir derrotado, porque hacer un artículo a la altura del mejor director español de todos los tiempos es de un compromiso categórico. Merci querido Patricio, por esta bonita putada, aunque te lo agradezco mucho porque sabes que me van estas movidas de la retórica. Son parte sustancial de  la salsa de la vida. Salpimentemos pues.
Por si ustedes no están al tanto, estamos hablando de Luis García
Berlanga, es decir, del mejor director de cine español de todos los tiempos. "Bienvenido Mr Marsall". "Plácido". "La Vaquilla". "El Verdugo". Existieron más clarividencias del celuloide, todas con chile, guindilla y azafrán valenciano (Berlanga y los colorantes no sé entendían), aunque con con las precedentes hubiera sido suficiente, porque uno se puede morir tranquilo con cuatro obras de arte de tal magnitud. Y eso fue lo que ocurrió, que Berlanga se murió pero no se murió, y permítanme esa cursilería de que los grandes y quien a uno le da gana, no solo quedan aferrados al corazón (afectación) sino que no se mueren en la vida, como los cadáveres exquisitos de Peré Lachaise. Valgan los paradigmas de Balzac, Moliere, Wilde.
En fin , ustedes saben que Berlanga es recordar a su abuelo, a su padre, a su alcalde,  a su tía la del pueblo, a su prima, la precoz mujer de 14, escotada de vértigo y satén, y en general a todas esas personas de su entorno enmascaradas con las características principales de su cine, las cuales, quien suscribe admira para seguir viviendo o al menos para que el universo se pueda parecer de vez en cuando a una escena alegre de Berlanga: estamos hablando de ser incisivo, sarcástico y espontáneo.  De vivir con dignidad y de asignar letras del humor en los fondos de inversión de la tragedia. Tan importantes para vivir en high quality de emociones. Berlanga era como sus películas. "El dolor me jode, pero morirme me jode más", toda una declaración de intenciones, y un affair  de largo recorrido con la ironía, una de sus últimas frases, grande el Patriarca incluso cuando estaba ya buscando las tablas.
Nosotros decíamos: "Berlanga ha sacado peli, hay que verla. Aquí hay más
gente que en una película de Berlanga."  Porque todos estábamos dentro de esas cintas de celuloide que no eran cintas de celuloide sino retazos de esta España incorregible, visionaria y fracasada, divertida y tirana. "Como de película de Berlanga", amén. La inmortalidad. La vida misma. Berlanga. Desgarrar la miseria con la comedia. La sátira social de "Plácido", la crítica política de "El Verdugo", la parodia de la guerra, republicanos infiltrados en zona nacional, "La Vaquilla". "Bienvenido Míster Marshall", el alcalde, el cura y el boticario, ¡Americanos, os recibimos con alegría!. Para qué más.
P.D. Como bien te comenté Patricio, me dejo en el tintero "La Escopeta Nacional". Y otra escena mitológica de otro actor legendario, Agustín González.  "¡Baja de ahí y besa los pies a esta Santa! ¡Qué lo que yo he unido en la Tierra, no lo separa ni Dios en el Cielo!" 
Avanti.

La primera fotografía es un retrato del escritor, Javier Divisa, que nos ofrece este post.
La segunda fotografía es un fotograma del primer film en solitario de Berlanga, "Bienvenido Mr. Marshall".
La tercera fotografía la gran procesión con la participación de Plácido Alonso y su motocarro en el film "Plácido".
Nino Manfredi y José Isbert presiden esta cuarta fotografía que es uno de los momentos claves de "El Verdugo".
El reparto principal de "La Vaquilla" en el que es una de sus instantáneas más reconocidas, en esta la quinta fotografía.

Bajo estas líneas Luis José (José Luis López Vázquez) y Segundo (Luis Ciges) son descubiertos por Chus (Amparo Soler Leal) en un momento clave del film, "La escopeta nacional" de 1978.










jueves, 21 de noviembre de 2013

Gómez Rufo recuerda a Berlanga


Hoy en los recuerdos a Berlanga el escritor Antonio Gómez Rufo recuerda al que fue uno de los personajes claves tanto en su vida personal como en la profesional. En 1980 comenzaba su carrera profesional publicando la biografía de Marx, "Marx, el hombre y la historia". Desde entonces hemos podido disfrutar de varios ensayos, colaboraciones en guiones y más de veinte novelas que nos ha dejado el gran escritor. Con Luis ha colaborado en el guión de la serie televisiva "Blasco Ibáñez, la novela de su vida" un proyecto completamente magistral con guión de Jorge, Luis y Antonio, contó con el presupuesto más alto del momento invertido en televisión, pero sufrió muchos recortes, es más, se quería rodar en Hollywood. Gómez Rufo también fue uno de los nombres que circulaban en el guión de "París-Tombuctú", el último largometraje de Berlanga. En 1990 juntos (Rufo y Berlanga) realizaron un magnífico libro ("Berlanga, contra el poder y la gloria") que recuerda toda la vida y carrera del director. Después ya colaboraron otra vez para la colección de conversaciones con directores saliendo como resultado "Berlanga: Confidencias de un cineasta". Cuando el director falleció se estrenó su biografía (escrita por Antonio) titulada ya por fin: "Berlanga, la Biografía".
Por otro lado también cabe destacar la obra de teatro que escribió en 1994 Antonio Gómez Rufo titulada "Adiós, princesa", que tiene "dos actos, dos personajes (padre e hija) y un decorado".

Berlanga: cabeza de romano:


Una cabeza de romano. Un césar. Un sociólogo. Berlanga
fue uno de esos escasos personajes de la vida española contemporánea que consiguieron, en un país en el que nadie es alguien mientras no se hable mal de él, que no se excedieran en maldades acerca de su singularidad, de su presencia e, incluso, de sus deliberadas ausencias. Tal vez fuera porque a Luis García Berlanga no le gustaba hablar mal de nadie, con la secreta esperanza de que así nadie hablara mal de él. Un director de cine que supo huir del insulto y que, de entre los escasos pero significativos que conservó en su biografía, destacó el que le adjudicó el general Franco en un Consejo de Ministros, cuando dijo de él que no era un comunista, sino algo mucho peor: un mal español. Pero lo realmente importante y esencial en Berlanga, por encima de su anecdotario personal, fue que formaba parte de esa elite intelectual privilegiada que pasará a la historia de la cultura española de la segunda mitad del siglo XX.

Berlanga tenía ojillos de listo, unos ojos azul mediterráneo que guardaban siglos de navegación fenicia y parecían destinados a un pícaro tardío de trueques y cambalaches. Tenía ojos de listo, pero a él le gustaba disfrazarse de torpe, de patoso, de inútil; para compensar, poseía la mayor dosis de ternura que pueda imaginarse. De todo tenía opinión; a todo le gustaba poner el punto y la coma. Y esta paradoja, en alguien que aseguraba ser tímido, no era ni mucho menos la única de Berlanga, un ser tan aparentemente contradictorio como, a la vez, sencillo y humano.
Profundamente inteligente, intuitivo y dinámico, tenía una manera de ser aprendida de su padre y de su abuelo, para quienes la política fue manantial de enseñanzas en el arte de la diplomacia, la cortesía y la buena educación.
           
No es posible imaginar el cine español sin su presencia, sin la ruptura que supuso su intromisión en la cultura española, sin sus análisis sociopolíticos llevados a la pantalla disimulando, como si se tratara de una mera coincidencia. En realidad disimuló tan bien durante los años 50 y 60 que la izquierda le maltrataba, mientras la derecha le odiaba por desclasado y por traidor. Pero el pueblo español, el más fiel admirador de su cine, iba entendiendo a golpe de chiste negro, ironía y sarcasmo, que la sociedad española era un convento mugriento en el que ni el padre prior conocía de la misa la media. Berlanga tampoco, claro –así se preocupaba de enfatizarlo él–, pero es que el arte del disimulo, del camuflaje, es el don con que la naturaleza ha dotado a las especies más débiles para preservar su supervivencia.